In Reflexión

DIPLOMACIA DE VACUNAS

La diplomacia China en estos lares tiene bien claro los objetivos y designios imperiales de la nueva ruta de la seda. Desde el Caribe frontera imperial aguarda paciente cualquier oportunidad su eficiente misión diplomática, para plasmar también en estos trópicos la visión China de la nueva estructura en el tablero geopolítico ante el ya inminente nuevo orden mundial.

El embajador Chino en RD Zhang Run acaba de dar un palo por los 411 con el rápido suministro a tiempo de la más grande cantidad de dosis de vacuna que haya llegado al país. 768,000 dosis de Sinovac – aprobada por la OMS elaborada con la tecnología de virus inactivado que requiere temperatura bastante normal por lo que facilita el dolor de cabeza de cadena de frío  y la logística en estos trópicos- que llegan en oportuno momento para poder el gobierno cumplir con su plan de vacunación en la primera fase e iniciar con buen pie la necesaria inoculación. Son acciones que nuestra Cancillería debe seguir aprovechando en el escenario de las relaciones internacionales de la nueva realidad diplomática. A propósito recordamos la astuta diplomacia del Dr. Balaguer en tiempos de la guerra fría.

Ante el rezago del papel de la diplomacia mundial norteamericana, tras la otrora falta de sano juicio en la Casa Blanca, China aprovecha cada brecha, cada oportunidad en afirmar su posición y deseos hegemónicos de poder mundial. Ya la nueva administración Biden da los pasos a la cordura y sensatez a sabiendas de las limitaciones en su accionar fruto de su apremiante agenda interna que le limita y le ocupará enormes cantidades de energía y tiempo. Con el conocimiento del necesario rol estadounidense en la diplomacia global retoma los importantes acuerdos de París ante el vital tema del cambio climático. Acuerdos que tal como apunta Bill Gates en su interesante entrevista concedida a Andrés Oppenheimer en fechas recientes, se quedan cortos ya ante la fatal realidad del medio ambiente. Biden retoma lo vital de la unidad trasatlántica Europa-EEUU en el fortalecimiento de la sociedad abierta y el mundo libre. Contrapeso necesario ante el creciente poder de estados autocráticos como la China del nuevo Mao Zedong: Xi Jinping.

La esperanza de las vacunas. Las ansias de poder que llevan a catalizar estos gestos humanitarios, como la oportuna llegada de la vacuna Sinovac a estas tierras, son agua bendita. Un hálito de futuro promisorio en medio de esta pesadilla de pandemia. Parecería estos gestos Chinos contribuirán a combatir el egoísmo. Las declaraciones del embajador de la Comunidad Europea Gianluca Agrippa tras la llegada de las vacunas Chinas lo afirman. El deseo de los paises ricos de acaparar las vacunas es contraproducente y atenta el ya débil contrato social global.

Los primeros pasos del inicio del fin. Ya los gobiernos de las naciones ricas junto a los demás productores de las vacunas aúnan esfuerzos para buscar producir 10 mil millones de vacunas para este 2021. Millones de muertes, innumerables enseñanzas y aprendizajes como la realidad de la virtualidad y exitoso tele-trabajo. Las carencias de lo gregario en la humano tan importante y necesario. En medio de la oscuridad de la noche, que habrá de amanecer, nos llegan las palabras de Santa Teresa de Jesús: Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza; Quien a Dios tiene nada le falte; Sólo Dios basta.

Share Tweet Pin It +1
Previous PostAJUSTES DE INFLACÍON
Next PostLA ISLA AL REVÉS