In Reflexión

GUERRILLAS URBANAS

Haití estado fallido. Conglomerado humano inviable para organizar una convivencia con algún rasgo de civilización. A pesar de ser la primera independencia del continente americano, sigue en el mismo caos y anarquía desde aquella cruenta gesta de libertad del yugo Francés. Su sangriento y racista poema a la libertad contra los blancos ha sido un oscuro reino de este mundo, un despojo mágico de atrasos con el canto de Makandal y las ruinas de la Citadelle de Henri Christophe. Un postre coronado con la crema chantilly del espíritu de rencor y resentimientos autodestructivos de Toussaint Louverture.

Al caer los Duvalier, la entrada de los titiriteros del orden mundial los Clinton/Quebecuas/ Francia vende independencias junto a nefastas toma de decisiones como el desmantelamiento del ejército (única institución haitiana que tenia ciertos rasgos de orden) por parte de la comunidad internacional el deterioro, el caos y la anarquía ha sido progresiva. En tiempos del terremoto fluyeron recursos para construir tres Haití. Todo se lo robaron. Las supuestas ONG de ayuda y los eternos socios locales en el negocio de la negritud -los supuestos empresarios haitianos incapaces de ver mas allá de sus inmediatas apetencias y no han hecho nada por su país para crear instituciones- con pobreza dispusieron de los fondos y no hicieron nada. Hoy hay una cierta fatiga de los donantes cuando el llamado país vive una emergencia crónica por años y años.

En el presente Haití azotado por una ola de violencia que ha provocado miles de desplazados. Bandas armadas que pugnan por territorios en Puerto Príncipe, la capital haitiana, y algunas otras zonas del país. Al menos 10,000 personas han resultado desplazadas en las dos primeras semanas de este mes de Junio de las zonas metropolitanas de Martissant y Delmas por esta guerrilla urbana. Un fenómeno que no es nuevo y que se ha fortalecido en los últimos meses, provocando desplazados con status cuasi de refugiados del desorden en instalaciones como el centro deportivo en Carrefour. El presidente Jovenel Moïse pidió ayer el apoyo internacional y la colaboración. Impotente ante la imperante anarquía de un narco estado en sus narices. Poco puede hacer, que por demás está siendo llamado a salir del poder por sectores contrarios que plantean su mandato ha terminado y su estadía en el poder hoy no es constitucional. La triste policía y el nuevo ejercito, con poco más de 500 hombres, son poco efectivas e incapaces de hacer frente a las enormes necesidades para apuntalar el natimuerto contrato social.

Compartimos la isla Hispaniola como consecuencia de las torpes devastaciones de Osorio con este conglomerado humano. Su élite asociada a los «progress» del mundo, de la mano de su burocracia de organismos internacionales, han sabido ningunearnos nuestra pobreza diplomática para manipular la opinión mundial. Hoy tenemos disputas en el rio Masacre que están muy bien contempladas en nuestro acuerdo fronterizo. Un jefecillo de zona a lo Dessalines desea cambiar el curso para irrigar sus tierras. Nuestra cancillería hace bien en pedir que para poder dialogar haya que parar primero estos trabajos hasta llegar a consenso o apelar al derecho internacional. Una macabra obra con nefastas consecuencias no solo hidrográficas para la agricultura de la linea sino también medio ambientales, los haitianos se comieron y quemaron toda su capa vegetal. Siempre es lo mismo dicen una cosa y hacen otra.

Mientras debemos preocuparnos por su vacunación. Por su inviabilidad como país y solicitar al mundo un fideicomiso a 50 años para gobernarlos. Los problemas haitianos son nuestros. Pero la solución no es solo dominicana es de toda la comunidad internacional. Ante estas dantescas noticias, ante el progresivo deterioro nos vienen pesadillas de hordas de masas de infelices en una poblada. Caos como el degüello de Moca, las quemas de pueblos y toda la barbarie de su África infinita.

Aquí con un sentimiento de PRD que siempre les toca la inflación. Vox pópuli pues son factores exógenos dado nuestro protagonismo de simple tomadores de precios internacionales donde no tenemos poder ni incidencia. Un mundo convulso y adverso por los estragos de la pandemia. Justicia independiente que busca encarar el mal nacional de la corrupción y la impunidad. La vorágine del fantasma del populismo que recorre Latinoamérica. Para rematar en la isla nuestros vecinos, con su endeble rancho ardiendo en una metáfora con ritmo de bolero de solo cenizas hallaras. Mientras desde nuestra hamaca campeamos el derrotero con la indiferencia de mirar a otro lado desde el ensordecedor teteo. Muchos dominicanos aún piensan los problemas se resuelven solos. Casi siempre se acumulan hasta ese dia. Cuidanos y protégenos Tatica.

Share Tweet Pin It +1
Previous PostEL JARDÍN DEL EDÉN
Next PostTORRE DE BABEL