In Cultura

LA MONTAÑA MÁGICA

Salir de la ciudad siempre es un caos. Cuesta avanzar ciertos kilómetros. Casi ya se necesita llegar hasta Piedra Blanca camino al Cibao, para sentir cierta calma y poder empezar a saborear el hermoso paisaje de la campiña cibaeña. Hans Castorp Espinosa procuraba otros climas y otros sanatorios. Curarse del mal de urbe y respirar aires con otros sabores desde otras latitudes.

Atrás la furia de la ciudad, el fardo de podredumbre de estos días en la nueva ya fauna política nacional ante el olvido de aquéllos 100 millones. Dinero del erario público que regaló el hijo de aquél político populista cuyo nombre no quiero recordar. Atrás la nausea del contrato de asesoría del PNUD por 13,000 millones para acompañar y monitorear las compras de 10,000 millones en tabletas, computadores y demás a las nuevas autoridades del flamante nuevo ministerio de Educación. Que nefasto este cacareado 4% suspiraba Hans Castorp Espinosa, es una maldita ilusión de progreso que ha terminado en negocio del siempre entramado corrupto. Un sabor a la ONG con sello imperial que controla compras, la cancillería, migración y muchas embajadas humedecieron de impotencia la boca de Castorp. La burocracia global parasitaria es una clase y poderosa sentenciaba. Tras cruzar Villa Altagracia los túneles de la exuberante naturaleza producían magia. Las palabras de Carmen Imbert Brugal en su escrito «Burla, desafío y silencio» resonaban desde la majestad de los robles a propósito de un nuevo juez del Cambio en el tribunal Constitucional: Ahora rige una eximente de responsabilidad, una gracia. El juez Argenis García De La Cruz exhibió sus prendas frente a los representantes de los tres poderes del estado. Emoción e identificación. El esfuerzo, la caña, la superación. La vanidad con causa porque de morder el polvo al sitial en el poder judicial, el trecho ha sido arduo. Títulos le sobran, labia también.

Una parada técnica en el Típico Bonao fue agradable. Fue al baño, pidió un café y unas galletas de coco tierno para llevar. El lugar aún abierto en su estructura, estaba lleno de personas sin mascarillas. Ahh el trópico. El café del lugar desde la marcha en carretera sabroso. Las galletas de coco tierno del típico son un coito gastronómico. Un regalo del cibao a la buena mesa mundial. Al probar cada bocado de esta crocancia de coco mágica, miraba los cielos cibaeños y exhalaba rubor de eternidad desde el fragor de su dentadura frotada con estas delicias.

El letrero de La Vega con su pintoresco culta, carnavalesca y olímpica anunciaba la cercanía ya de la montaña. Al poco tiempo llegó el momento de iniciar el ascenso. Los puestos de arepa y fundas repletas de yaniqueques eran hermosos y pintorescos. Al pasar el altar a Tatica, sencillo con un aura espiritual y popular, estaba lleno de viajantes. Pensó en el nuevo mandatario y oró por él. La verdad que este hombre, que aparentemente lo tiene todo, es un gigante lleno de bravura de querer casarse con la gloria y bregar con esa fauna salvaje de la política en estos predios. Pensó en el pago hecho ya -supuestamente- por el gobierno por las vacunas y lo aparentemente lejos de llegar las mismas a estas playas del tercer mundo. Recordó que Israel ya ha vacunado al 80%. Que difícil será para este hombre casarse con la gloria carajo. Pero ojalá llegue de verdad el cambio. Prosiguió su camino rumbo a las cercanías de Manabao.

El sanatorio de renovación espiritual y de contacto con la naturaleza desde el Dios en todo y todas las cosas era el objetivo principal de Hans. Junto a un contacto cercano con la producción literaria El retrato de Dorian Gray del inmenso Oscar Wilde. Baños de aguas termales a 4 grados. Noches de neblinas con una agradable temperatura de 14 grados, tablas de quesos y caldos repletos de caza y trozos del Cibao fue un gozo. El silencio, el suave murmullo de los bosques. La estela elegante del vuelo de los Guaraguos en las alturas un bálsamo para el alma, un cántico de majestad.

Lo alucinante de la riqueza literaria de Wilde confortaba. Junto al calor de la chimenea y el novelar del escritor que nos lleva a descubrir a la vida dimensiones extraordinarias y matices imprevisibles. El retrato de Dorian Gray desde la delicada construcción de sus personajes. La belleza, el teatro junto a la decadencia imperial de los excesos y el tedio del reino de este mundo. Cuantos Basil Hallward pintan retratos y acomodan sus paletas cromáticas a los intereses creados. Cuantos sarcásticos lord Henry llenos de pragmatismo de estado, y furibundos embajadores de lo establecido. La belleza, el chisme, el poder, el control, la manipulación, el vacío y la soledad. Que magistral narración desde la exquisita producción literaria de Wilde sobre la alta sociedad londinense del siglo XIX. El artista es el creador de las cosas bellas. El pensamiento y la palabra son para el artista los instrumentos del arte.

Hoy al recordar aquella montaña mágica me llegan las palabras que dan inicio a la obra de Oscar Wilde: «En el estudio había un fragante olor a rosas, y cuando el ligero vientecillo de verano que pasaba entre los árboles del jardín penetró a través de la ventana abierta, trajo con él un aroma de lilas y un delicado perfume de flores de cardo. Desde el diván persa, sobre el cual estaba tumbado, fumando innumerables cigarrillos como era su costumbre, lord Henry Wotton podía ver las flores de color de miel de un laburno, cuyas trémulas ramas parecían no ser capaces de sostener toda la belleza que había sobre ellas.»

Hasta la belleza cansa. Como el final de la obra, vemos el espléndido retrato de Dorian Gray lleno de juventud y belleza. En el suelo yacía muerto un hombre. La enseñanza, como el karma, vuelve una y otra vez. La esperanza del anhelado cambio sigue latente, aspira. Aguarda y espera con paciencia en todo este retador escenario de pandemia global. Desde el sanatorio espiritual en su montaña mágica cibaeña Hans Castorp Espinosa busca los códigos de los mensajes de los tiempos. La pandemia se enseñorea con todo su poder de propósitos y redención humana.

Share Tweet Pin It +1
Previous PostFICCIONES
Next PostAJUSTES DE INFLACÍON